lunes, 26 de abril de 2010

En defensa de Jesús de Nazaret


Dicen que cuando todo se vuelve negro y la vida amenaza tormenta, la mejor solución es rezar. Al igual que la ciencia tiene sus fármacos placebos para curar los síntomas de las enfermedades, la psique tiene la religión para aliviar la angustia existencial. Y ciertamente son estos días extraños, de grandes desazones que mi retórica no consigue disipar, bastante propicios. Parece que nadie nota que después de un invierno malo, y el comienzo de una mala primavera, hace falta seguir llorando para sentirnos vivos. Pero sólo sentimos esa tristeza que impregna nuestros corazones. Y el miedo, ese miedo a todo, que cala los huesos como un frío que no se cura con estufas ni mantas.

Siempre me he sentido un romántico, porque no hay mayor vía de escape ante tanta estupidez que ser idealista. Sí, lo sé, ser idealista parece la mayor de todas las memeces, pero en el fondo es la única forma de pisar tierra firme, de seguir con paso firme mi camino. Cuando deseas algo estás un paso más cerca de cambiarlo, que cuando te resignas para que siga igual. Es un compromiso más fuerte que cualquier otro que puedas contraer, porque te va la vida en ello. Y si renuncias, estarás muerto un poco antes de tiempo.

Jesús de Nazaret era un tipo de esos que llevan el compromiso con sus ideales hasta las últimas consecuencias. Igual que Sócrates, que acató las leyes manifiestamente injustas que le llevaron a la muerte, Jesús murió en la cruz por la defensa de unos principios que ahora consideramos universales. Desconozco si era un personaje histórico, si es una reconstrucción de varios personajes o si resulta una invención completa. Lo que es innegable es que Jesús, ese judío comprometido, tenía también un sueño. Como Martin Luther King, por ejemplo.

En la palestina de aquellos años existía una segregación similar a la de los tiempos del activista negro. También era el nazareno un tipo subversivo, como Ghandi, proponiendo acabar con la violencia poniendo la otra mejilla. Como señalaba Aristóteles, es mejor padecer una injusticia que provocarla. Interrogando sinceramente a mi corazón, encuentro que lo contrario sería egoísta.

Jesús ben José era un judío que apostó por los marginados, por los pobres, por los enfermos, por las prostitutas. En aquellos tiempos era algo tan chocante como defender de forma abierta y vehemente el nazismo. Nos parecería atroz y de locos -yo así lo creo-, pero Jesús defendía conceptos peligrosos para el sistema establecido en aquella Palestina. La igualdad entre ricos y pobres, entre hombres y mujeres, entre ciudadanos y gentiles. Defendió que una sociedad no puede abandonar a los más necesitados a su suerte. Y eso siempre, siempre, pone en peligro los privilegios de los poderosos.

Defendió la justicia, el respeto a la individualidad y demostró que todos formábamos parte de algo más. Él lo llamó el Reino de Dios, pero lo podemos llamar comunidad. Nosotros trascendemos en el grupo de personas a la que pertenecemos. No se trata de misticismos ni nada de eso, se trata de evitar que se hunda nuestro barco... el de todos. Conceptos como Estado, República, familia o sociedad dependen de su cohesión, a la que el Nazareno da bastantes y buenos consejos.

Este ilustre judío tampoco era un pusilánime. Era un tipo listo, que conocía las leyes judías perfectamente, y que intentó conciliar la realidad de su tiempo -en su caso la religión judía- con sus postulados. Revistió a Dios de una humanidad que no tenía en el Talmud, convirtiéndolo en un padre más que nunca. Es más, muchas veces pienso que posiblemente nos ha llegado la versión con testosterona, porque su dios es más una madre que cualquier otra cosa.

No dudó en mostrar carácter, como cuando los sacerdotes mercadearon con las obligaciones del Templo. Una cosa es poner la otra mejilla y, otra muy diferente, ser gilipollas. Jesús también tiene miedo, también se siente perdido -"padre, ¿me has abandonado?"- y también se siente superado. Normal que nadie lo reconociera como el Rey de los judíos. En la política y la religión la debilidad y la duda son anatemas.

Yo, cuando pienso en Jesús, suelo acordarme de la sonrisa de un sacerdote claretiando de mi colegio. Ahora me doy cuenta de que mis valores y mis creencias quedaron marcadas por aquel hombre. No me enseñó ni el padre nuestro ni el catecismo. Me enseñó que servir merecía la pena, que estamos juntos en este barco y que, muchas veces, el corazón es la herramienta más eficaz para buscar soluciones. Me enseñó que el amor no era una palabra ñoña sin más, que la historia se equivoca y que una vida egoísta era una pérdida de tiempo. Puedo decir que soy mejor persona gracias a él, que nunca me exigió mayor prueba de fe que aprender en clase y vivir honestamente fuera de ella.

La religión de los grandes conceptos, de ritos y sacramentos, me quedó muy lejos. Tras estudiar filosofía con los tomistas de la Universidad de Navarra, llegué a la conclusión de que la trascendencia está muy bien, pero soy incapaz de creer en ella. Para mí dios es una respuesta a una necesidad, y no una sencilla. La fe es un tesoro, un regalo, siempre que se sepa en qué consiste. No se trata de obediencia ciega, sino del calor de una convicción que no restringe la libertad de los demás, más bien agranda la tuya.

La religión, la fe, es incomprendida. No puede ser impuesta con el terror, no puede ser domesticada con parafernalia vacía. No debemos tener miedo a pecar, sino a la falta de coherencia. No basta con 10 mandamientos, 5 avemarías y un dogma para sentirse en comunión con tu gente, con la naturaleza o con las sombras del espíritu. Una curia, una jerarquía, un estado, un servicio secreto, una inquisición, una banca, un ejército para decir al mundo "amaos como yo os he amado". Dios me libre del amor de esa supuesta iglesia.

Parece mentira que un mensaje tan sencillo como el de Jesús haya dado para tanto. Para las reducciones jesuitas del amazonas, auténticos paraísos en la tierra que amenazaron al poder terreno y divino. ¿Cómo encadenar con el miedo las voluntades, postergándolas a un paraíso futuro, si bajo la doctina del fundador de la Iglesia se puede vivir ese reino divino aquí? Cuanto miedo, cuanta mentira y cuanta ignorancia evangélica. Monseñor Romero o Teresa de Calcuta, son dos ejemplos de personas que se batieron el cobre por los pobres lejos de lujos cardenalicios.

Pensadores como Hans Küng, Jacques Gaillot o Leonardo Boff han quedado en un segundo plano, mientras la Iglesia ha defendido su autoridad divina bajo montañas de errores humanos. Los casos de pederastia son sólo la cúspide de un camino largo tiempo equivocado. Prácticamente desde la muerte del mismo Jesús. Y sin embargo sigue habiendo personas que ponen su fe al servicio de los demás.

Gracias a Martín, Iosu, Jesús (DEP), Juan Ignacio, Jose Mari, Imanol Calvo, Fernando y Paloma, Borja Nuñez, Plácido y tantos otros que he tenido el placer de conocer. Sacerdotes, catequistas, misioneros o simple gente de fe que me ha acompañado en mi camino. Porque, como Voltaire, puedo no estar de acuerdo en algunas cosas, pero sé que con ellos el mundo es un lugar mejor. Igual que muchos judíos, budistas o islamistas que trabajan por un mundo mejor y más justo. Que los hay.

No voy a caer en el juego de la Iglesia. Yo voy a seguir creyendo en la gente que, independientemente y, muchas veces, a pesar de la ella, siguen preservando el mensaje de ese hombre excepcional que fue Jesús de Nazaret. Seré ateo, pero mi fe en la gente y mi admiración por Jesús, me convierte en mejor cristiano que el colegio cardenalicio en pleno. Y a vosotros.

Salud & aventura. Y si tenéis suerte, fe y esperanza. En lo que os plazca*.

*Porque no me olvido de lo que se juega el Barça esta semana, Arnau. ¡Suerte!

8 comentarios:

barradebar dijo...

Tengo la sensación de que tú y yo hemos pensado en la misma sonrisa de la misma persona. Y si me equivoco, me equivoco por poco

Senior dijo...

... deciamos ayer, que a veces, solo a veces, una sonrisa puede cambiar el mundo, Yesua ben Joseph estoy seguro que sonreiría, hasta tu, y al menos hoy, creo en ti, y mañana, y pasado y al otro, y al otro... siempre creeremos en Él, por que tambien le veo cuando te miro.

Uno que pasa dijo...

Encumbrar a una persona por intereses hasta tal punto que se ha creado todo una palafernalia alrededor del personaje y no del mensaje, que en el fondo es lo principal.

Cuanto fariseo hay suelto y cuanto dogma sale por los gaznates. Habría que ir a lo sencillo, que en definitiva es lo que es.

izanik dijo...

Yo no estoy de acuerdo en que la Fe, por sí misma, sea buena. Al contrario. La Fe es una creencia subjetiva, irracional, inamovible ante las evidencias o argumentos externos. Por definición, no es precisamente un buen modelo para el progreso. No confundamos la moral con la Fe. Podemos ser personas con grandes valores morales sin tener Fe en nada. Ocurre que la moral cristiana tiene cosas que merecen la pena, pero otras que no. La Fe religiosa lleva a fomentar las diferencias entre culturas. Creemos una moral válida para casi todos, alejada de toda religiosidad. No tenemos que "creer". Debemos construir nuestros ideales, y rectificar constantemente si eran incorrectos.

El antihéroe dijo...

La Fe es una creencia personal. Siempre hace falta una consideración subjetiva de la vida, por lo que me parece agranda a la persona. Es complementario. Es irracional porque no se basa en razones, pero no es inmutable. Se puede perder, se puede ganar. Y donde no hay razones, sí que hay motivos. Y creo que la fe sí que puede ayudar al progreso. Cuando se plantea algo que parece no-razonable, y resulta ser verdad.

Y que conste que hablo de gente con fe, que además tiene una moral buena. Que hablo de que carezco de fe, yo, pero considero que la moral cristiana es buena. Ahí mezclas tú religión, fe y moral, no yo.

Cuando hablo de cristianismo no hablo de Cristianismo. Hablo de lo que se ve en los Evangelios, y en líneas generales Jesús molaba. Todo lo demás, Iglesia y tal, no entro.

Quiero decir que estoy de acuerdo contigo, pero no sé si tú lo has entendido.

Arnau dijo...

Y el pobre Barrabás qué, ein? Jesús en el fondo tuvo una eterna suerte que no lo crucificaran a él, que si no...

Gran texto, Antihéroe, gran texto. Mis cimientos agnósticos incluso se han tambaleado. Por cierto, a mí me encantan las películas de Semana Santa que relatan la vida y pasión de Jesucristo. No sé por qué, tal vez por la misma razón que me fascinan las peliculas del Oeste.

Román dijo...

Gracias, Guillermo por tu reflexión que me ha hecho pensar, lo cual no es poco en los tiempos que corren. Jesús de Nazaret es un tipo formidable, además del Dios encarnado para los que como yo creemos en Él.
Estoy de acuerdo en el fondo de tu reflexión, aunque discrepe en la forma. Tal vez merezca la pena un café largo para debatir estas cuestiones. Si lo aceptas, fijamos hora. Enhorabuena, un abrazo, Román Felones

Arnau dijo...

Gracias Antihéroe por el pie de página. Hasta hoy no la había visto (ya sabes, las prisas). Sirvieron de poco, como sabrás, y supongo que para el sábado, como mínimo, la querrás compartida (la suerte). O no.

¿Porque una copa compartida no puede ser, verdad? Se la merecen los dos.