lunes, 12 de enero de 2009

Simpático Holgazán

En los primeros compases de 2009, minutos después de las uvas, mi madre hizo una de esas afirmaciones que todo hijo desea escuchar. Basicamente vino a decir que soy un vago. Eso, teóricamente, es bueno. Conozco a mucha gente que no hace nada y vive bien. Hace incluso menos de lo que yo he hecho en vida, que es poco. Sí, fue un comentario tonificante.

Y es verdad. Me encanta quedarme tumbado mirando una pared. Es un hobby de lo más entretenido y relajante. Bueno, es más: yo no necesito estar entretenido. Es cierto que cuando no me puedo aburrir en condiciones puedo ser un poco pesado, pero últimamente veo el paraíso de la jubilación como una quimera de lo más deseable. Soy un vago, un simpático holgazán. Pero no practicante.

El otro día descubrí que perdía un tiempo precioso haciendo cosas inútiles que tampoco me mantenían en ese cálido estado vegetativo que busco. Sí damas y caballeros, pierdo el tiempo de una manera vulgar y anodina, cuando en el horizonte hay formas de aburrimiento de lo más metafísicas. Pierdo el tiempo perdido de antemano. Soy menos productivo que la nación de Españaza.

Pero ya he dicho que soy un "vago no practicante". Por vicisitudes de la vida, en ocasiones trabajo -poco- en una gran superficie comercial de artículos deportivos, me saco un carrera -bueno, dos- e intento estar ahí para quien me necesite. Vale, igual el que me necesite me tiene que enganchar del brazo, ponerle unas cadenas y captar mi atención con acero al rojo blanco. Oquéi. Pero estaba ahí, ¿no?

En fin, ¿qué mejor manera de perder el tiempo que un bloj? Me da rabia, porque yo quería hablar de cosas importantes en ésta nuestra casa-página-¿sitio?. También quise ser músico, pero supongo que me faltó disciplina. Grabé cuatrocientas canciones, compuse mil y las olvidé. Simpático holgazán.

Por todo ello he decidido abrir otro blog. Estaréis diciendo: así dejará de no actualizar un blog a no actualizar dos blogs. Efectivamente, habéis dado en el clavo. Todo se trata de redundar en la "no actividad". Como en todo lo demás de mi vida, supongo que aunque lo intente, seré un vago sin fundamento.

El blog se llama Rockanrola, como la peli de Guy Ritchie, el ex de Madonna. La película me gustó, pero más me gustó el nombre. La idea es poner relatos completamente ficticios. He puesto dos historias. La primera -la de abajo- es mi primer experimento con el realismo sucio y la mentalidad criminal. Intenté no ser yo durante un rato, ser lo que más desprecio. Lo escribí hace más de un año, pero ya sabes, soy un vago. El otro no sé cuanto tiempo tiene. Tengo unas cuantas "historias de Arkángel". Un día tuve un sueño super chulo, y decidí crear un mundo en relación con aquel mundo: una especie de megalópolis rusa abandonada en un invierno eterno. Lo mejor de todo es que después descubrí que existe una ciudad que se llamó así, tal cual: Arjángelsk.

He escogido estos dos que son especialmente sórdidos y oscuros, entre otras cosas porque nieva, hace frío y pega con el tiempo. Espero poder escribir cosas cursis también. Además estará bien leer sin tanto hipertexto.

Vuestro simpático holgazán, el antihéroe.

Salud & aventura!

2 comentarios:

la mano que mece la cuna dijo...

ademas de vago, la alegria de la huerta

Anónimo dijo...

Ska-p? que recuerdos...